El desarrollo de una colonia de abejas saludables y productivas es uno de los componentes importantes para mantener y mejorar nuestro ecosistema y biodiversidad.

Nuestras 20 colmenas desempeñan un papel relativamente pequeño pero importante en la polinización y la regeneración de la vegetación a lo largo de la Sierra Cacachilas. A su vez, la vegetación es parte fundamental de muchos ciclos dentro de nuestro ecosistema, como el ciclo del agua, del carbono, nitrógeno, oxígeno y energético. Cuidar que la apicultura del rancho se desarrolle de manera óptima, es uno de los elementos que nos ayuda a manejar todo nuestro entorno de forma más armoniosa. 

Un beneficio adicional al cuidar las abejas, es que producimos una miel deliciosa y saludable que ofrecemos a los visitantes en nuestros ranchos. Los tonos cálidos y terrosos de nuestra miel 100% pura, son creados por el polen y néctar que nuestras abejas recolectan de las flores del lugar. Bajo la supervisión de la especialista en reproducción de abejas Juana Agudo, asesora en apicultura para el municipio de La Paz, dos de nuestros rancheros locales están capacitados para cuidar de nuestros valiosos polinizadores.

Colocamos las colmenas de manera estratégica en los terrenos de los ranchos, cerca de fuentes de agua permanentes y de cierta vegetación específica para ayudar a las abejas a prosperar y maximizar las actividades de polinización. Inspeccionamos las colmenas regularmente para verificar su salud, y en primavera y al final del verano cosechamos la miel usando extractores por centrifugación. Para ayudar con la calendarización de la producción de miel, monitoreamos diversas especies de plantas, incluyendo los arbustos de damiana que florecen a lo largo de los ranchos. En el 2015, nuestro primer año de producción, cosechamos 150 kilogramos de miel.

Asegúrese de visitar Bar El Minero, un restaurante en el histórico pueblo de El Triunfo donde se usa y se vende nuestra miel.

Usa el menú arriba a la izquierda para aprender más sobre las otras actividades que desarrollamos en el rancho. 

Back to Top